Contra el ateismo y el agnosticismo: argumentos

Luis Corvo de Elsalvador.com dice:

El ateísmo es desesperado y el agnosticismo, casi siempre, es su modalidad cobarde y superficial. Exhiben ambos una máscara de alegría y de disfrute de la vida que resulta estar vacía, porque si tienen el valor de pensar hasta el fondo, llegan a la conclusión de que si todo termina con la muerte, todo no vale nada. Si fuera así --como se dice en el "Macbeth" de Shakespeare-- entonces todo la historia humana sería un cuento absurdo, lleno de furia y de viento, contado por un idiota, que no significa nada.
Todos tenemos en nuestra vida una proporción de dolor y otra de alegría. Pero lo que distingue al ateo del creyente --dice de Prada-- "es la distribución de esos dos componentes. El ateo hace depender esa alegría de los pequeños goces superficiales de la vida, pero niega la alegría última de las cosas, porque está enfermo de una desesperación incurable". Los cristianos, insisto, si vivimos bien nuestra fe, tenemos una alegría indestructible y disfrutamos más de la vida, pero también somos capaces de sacrificar cualquier cosa cuando lo exige el amor al prójimo. "¿Quién es más hombre?" --reta de Prada-- "¿Quien reserva su alegría para lo fundamental y sus penas para lo superficial, o quien hace lo contrario?"
*Dr. en Medicina y columnista de El Diario de Hoy. luchofcuervo@gmail.com

Contesto brevemente: nunca quise que mi vida se desarrollara sólo con "los pequeños goces superficiales" antes bien, como elijo creer que no hay ningún dios, ni vida después de la vida, ni premios ni castigos supernaturales, y como siempre he tenido el valor y el deseo de llegar hasta el fondo, cada vez más al fondo de las cosas, valoro cada relación, cada acto, cada hecho de la naturaleza con profundidad. Estoy convencida de que no voy a tener otra oportunidad. Esta es mi única vida aquí en la tierra y quiero hacer lo mejor de que sea capaz incluso para amar a mi prójimo. Por supuesto que hay desesperación y sensación de vacío y de sinsentido, pero todos estos sentimientos propios del hombre por ser hombre no los calmo con la creencia ni la fe irracional; intento ponerle yo misma una orientación positiva a mi vida, darle un sentido a mis actos, y mantener la esperanza en que el ser humano va a ir descifrando paso a paso todo lo que aún no sabemos. Los ateos somos pacientes. castrolidia@hotmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

PALABRAS DE OUSPENSKY PARA REFLEXIONAR