)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

sábado, 6 de diciembre de 2014

Ya supérenlo - Reflexión de lo amargo

YA SUPÉRENLO - REFLEXIÓN DE LO AMARGO...
Autor David Gómez Salas

¿En que hemos fallado como sociedad?
¿Que dejamos de hacer para que llegaran a suceder atrocidades como las de Ayotzinapa?
-
Las imágenes que hemos visto en las redes sociales han sido impactantes, multitudes protestando contra la corrupción, impunidad y la crueldad de los gobernantes que no han dado resultados sobre la desaparición forzada de 43 estudiantes.
-
Declaraciones infames de un procurador malhumorado que declara al final de una conferencia de prensa ¡Ya me cansé! produjeron en los televidentes indignación y profunda tristeza, al ver a seres humanos declarando haber actuado sin misericordia, en forma desalmada, transformados en demonios.
-
Para argumentar una versión de los hechos, ilógica e inverosímil.
Ahora escucho en las noticias que el presidente de la república pide a los guerrerenses superar y ver para adelante ¿Cómo vivir en paz y olvidar lo sucedido?
-
Creo que es imposible “olvidar” hechos tan crueles y además creo que necesitamos reflexionar sobre la conducta mostrada por nuestros gobernantes que suponíamos civilizados.
Deseamos conocer que podemos hacer para disminuir las posibilidades de que hechos delictivos, se repitan.

¿ En que hemos fallado como sociedad?

¿ Porque algunos mexicanos en el poder, llegaron a ser tan crueles e insensibles?

De poca utilidad resultan las reacciones oficiales de los diferentes gobiernos y partidos políticos que se culpan mutuamente por no haber actuado oportunamente.
-
Será necesario reestructurar nuestro país para que disminuya la corrupción y se incremente la capacidad de respuesta ante hechos delictivos.
-
De gran utilidad será que la sociedad civil impulse la cultura de la NO VIOLENCIA y logre permear a los grupos de poder, que confunden el concepto de lealtad con el de complicidad. Los militantes de un partido político no pueden apoyarlo ciegamente, desear que no se investigue nada y esperar que transcurra el tiempo hasta que los inconformes se cansen. Se le apostó al olvido por eso ahora les piden que lo superen.
-
Cada individuo decide que hacer con su vida: Ser una persona de bien o un delincuente. Las personas pueden estudiar, desarrollar un talento artístico, practicar un deporte, ser productivo económicamente, amar al prójimo, ser auténtico, delinquir, engañar, etc.
-
Lo que decidamos ser individualmente, definirá el tipo de sociedad que conformamos y los límites que establezcamos a los gobernantes. nuestra conducta y acciones individuales nos definen colectivamente, en estos momentos los jóvenes han salido a la calle para intentar cambiar lo que está mal en el país.
-
Algunos escritores señalan que existen enfermedades colectivas que afectan a una parte de la sociedad, y que son padecimientos similares a las enfermedades crónicas degenerativas pero que además son contagiosas, en que los individuos enfermos contaminan a individuos sanos. Así explican el comportamiento de las masa inactivas que saben sobre los problemas sociales pero los aceptan con fatalidad y se ocupan únicamente de su bienestar personal.
-
Estimo que ante las enfermedades sociales que producen pereza colectiva, lo que pasó en Ayotzinapa fue una reacción inmunológica que se niega a propagar la enfermedad y a que la impunidad triunfe.

¿Nos enfermamos de fatalidad ?
-
Si cada uno de nosotros es una célula del tejido social ¿Cómo nos vemos a nosotros mismos?

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura