)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

sábado, 24 de mayo de 2014

POR UN 25 DE MAYO LAICO

El 25 de mayo y la Iglesia Católica: por un Estado Laico
Carta abierta a la Sra. Presidenta de la Nación
(Y por su intermedio a los/as gobernadores/as de las Provincias, al Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y a todos/as los/as funcionarios/as públicos/as de todos los poderes del Estado y de todos los niveles de gobierno.)

Dra. Cristina Fernández
De nuestra mayor consideración:
Por cuarto año consecutivo escribimos esta carta abierta con la intención de que reconsidere su participación como Jefa de Estado en el Te Deum en ocasión del aniversario de la Revolución de Mayo. Si bien nuestro pedido se sostiene desde el año 2011, sumando nuevas adhesiones cada vez, desde el año pasado se presentan nuevas circunstancias, que como militantes laicistas preferiríamos obviar, pero que saltan a la vista de todas y todos tras las sucesivas afrentas al laicismo de estado que desde la elección del Cardenal Bergoglio al papado de Roma debimos tolerar de parte de casi todo el espectro político de nuestro país, nuestras provincias y nuestras ciudades.
Sin embargo, el clericalismo exacerbado al que asistimos desde hace un año no nos corre ni un centímetro de los principios de laicismo que nos reúnen a católicos/as, judíos/as, evangélicos/as, ateos/as, creyentes y no creyentes en general, en esta coalición cuyo objetivo es alcanzar una Argentina que respete la libertad de conciencia de todas y todos sus ciudadanos sin otorgar privilegios a ningún grupo de creyentes.
Por esto, una vez más, reiteramos que existen contundentes razones para que considere no celebrar la Revolución de Mayo en el ámbito de la iglesia católica. Tal decisión representaría un hito muy trascendente en el largo camino hacia un Estado argentino verdaderamente laico, respetuoso de la libertad de conciencia de sus ciudadanas y ciudadanos.
Pedimos que no sea visto esto como una afrenta a sus más íntimas convicciones religiosas o elecciones de conciencia: simplemente creemos que en el contexto de la conmemoración del episodio emancipador que impulsó el surgimiento de nuestra Nación, su presencia en la celebración de un credo particular en carácter de Jefa del Estado argentino atenta contra la libertad de conciencia de millones de argentinos y argentinas. Y esto incluye tanto a quienes no profesan el culto católico apostólico romano —ya sea porque eligen otros cultos, ya sea porque deciden no profesar ninguno—, así como a quienes, aun siendo creyentes y/o practicantes católicos/as, tienen la firme convicción de que un estado democrático e igualitario en su diversidad es, necesariamente, también un Estado laico. Por lo demás, sobra decirlo: nada tenemos ni podríamos tener para decir sobre su participación en celebraciones religiosas a título personal.
Vale recordar que los alcances del mandato del art. 2º de nuestra Constitución Nacional fueron debidamente aclarados por la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia y otros tribunales, así como por los estudios de destacados constitucionalistas; de ninguna manera surge que el Jefe o la Jefa de Estado —ni ningún/a otro/a funcionario/a público/a federal, provincial o municipal— tenga obligación alguna de participar de estos actos, ni que tales celebraciones religiosas deban tener carácter público, más aún tras los cambios incorporados por la reforma del año 1994.
Bien por el contrario, el dar carácter público a actos religiosos de un credo o sistema de creencias específico solo amplía la situación de discriminación a otros sectores religiosos, como así también a no creyentes o a quienes adhieren a otros sistemas de creencias no encuadrados dentro del ámbito de las religiones. Todo esto resulta contrario a la libertad de culto consagrada en el art. 14 de nuestra Carta Magna, principio que más ampliamente debe ser entendido como libertad de conciencia, en concordancia con los Tratados de Derechos Humanos de rango constitucional (art. 75,  inc. 22, CN).
Cabe destacar que aun cuando se permita la participación de ministros/as de algunos otros cultos, las personas no creyentes no se verían representadas en su carácter de ciudadanas y ciudadanos en este acto, al tiempo que quienes pertenecen a religiones diferentes a la católica continuarían siendo tratadas en inferioridad de condiciones. En este sentido, el carácter pretendidamente ecuménico de estos actos no hace más que intentar ocultar la situación de desigualdad que en lo relativo a la libertad religiosa y de conciencia rige en nuestro país.
Más allá de este amplio marco de observaciones generales, que creemos deberían ser tenidas en cuenta para todos los actos públicos, no podemos dejar de considerar el contrasentido que representa específicamente la celebración de la Revolución de Mayo en el ámbito de la Iglesia Católica Apostólica Romana, habiendo sido precisamente esta institución —en acuerdo con la Corona Española— uno de los principales obstáculos a los movimientos revolucionarios de América.
Los Papas Pío VII y León XII condenaron la Revolución Americana en sendas bulas, en las que se referían a nuestros próceres como «langostas devastadoras de un tenebroso pozo», y aludían a los gobiernos que se estaban formando como «esas Juntas que se forman en la lobreguez de las tinieblas, de las cuales no dudamos en afirmar con San León Papa, que se concretan en ellas, como en una inmunda sentina, cuanto hay y ha habido de más sacrílego y blasfemo en todas las sectas heréticas».
Sin duda alguna, la perspectiva histórica hará que el Estado Vaticano, así como —por caso— el Reino de España, salude hoy en día la libertad de los pueblos americanos. Pero en cualquier caso, conmemorar en representación de todos/as los/as argentinos/as aquellas jornadas históricas en el ámbito de la iglesia católica resulta casi tan contradictorio como lo sería hacerlo en la Embajada española.
Entendemos que el peso de la tradición puede opacar a veces la percepción de una realidad en constante avance, pero confiamos en que la reflexión sincera la llevará a tomar la mejor decisión.
Insistimos una vez más en que esta puede ser la oportunidad para iniciar un camino real hacia el laicismo de Estado, sin que ello implique necesariamente un gesto de confrontación con el nuevo Jefe del Estado Vaticano ni con la jerarquía de la iglesia católica, siempre que aquella respete las decisiones tomadas por las y los representantes del pueblo argentino.
Quedamos a su entera disposición y la saludamos muy respetuosamente,

Coalición Argentina por un Estado Laico
Asociación Internacional de Librepensamiento – Latinoamérica
Apostasía Colectiva
Argatea
Ateos Mar del Plata AC
Entre Ríos Laica
Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans
Instituto Laico de Estudios Contemporáneos
Mesa Nacional por la Igualdad


… y las demás organizaciones y personas adherentes a la Coalición Argentina por un Estado Laico.
(Consultar en coalicionlaica.org.ar)

Contacto

Para entrevistas o más información comunicarse con info@coalicionlaica.org.ar

jueves, 22 de mayo de 2014

LA TRANSMISIÓN DEL PENSAMIENTO EN LOS SERES HUMANOS

Todos hemos visto alguna vez en una feria, en una kermese o en la televisión un charlatán que llama la atención ofreciendo un show de «transmisión de pensamiento», como un fenómeno sobrenatural o esotérico. ¡Pero todos nosotros tenemos esa capacidad! ¡El lenguaje es exactamente eso! No nos maravillamos simplemente porque estamos acostumbrados a considerarlo como algo muy natural, siempre que la transmisión ocurra mediante una serie de sonidos que tienen un significado para nuestros cerebros. Todos los demás animales son incapaces de transmitir los contenidos de su cerebro y, carentes de lenguaje, tampoco logran desarrollar la capacidad de pensamiento abstracto. 

Es que el lenguaje no es solo la capacidad de transmitir el pensamiento, sino que también es la condición necesaria para que podamos articular un raciocinio complejo, evaluar posibilidades, medir conveniencias, prever consecuencias a largo plazo, hacer abstracciones. No seríamos capaces de desarrollar un razonamiento matemático, ni de concebir una partitura musical, ni de construir herramientas y maquinarias si no fuera por la evolución ocurrida en nuestro cerebro gracias a esa facultad de transmisión de pensamiento que llamamos lenguaje. 

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura