)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

miércoles, 1 de octubre de 2014

LA CONVERSIÓN DE STEPHEN HAWKING


STAMERICAWAKIEWAKIE/TUMBLR
STEPHEN HAWKING SE DECLARA
OFICIALMENTE ATEO Y NIEGA LA
EXISTENCIA DE DIOS

stephen-hawking-ateo-2.jpgGETTY IMAGES

Gracias a su trabajo en la divulgación científica y el hecho de haberse
 convertido en uno de los científicos más populares y reconocidos en
todo el mundo, Stephen Hawking no ha permanecido ajeno al siempre
vigente debate que opone a la ciencia y la religión.

Del agnosticismo al ateísmo

Desde que Hawking se convirtió en una figura pública, se han conocido
 sus posiciones respecto a la religión, y éstas suelen enmarcarse dentro
 del agnosticismo, es decir, la postura que sostiene que la existencia o
Inexistencia de Dios, entre otras cosas de carácter religioso o metafísico,
es algo inherentemente incognoscible para el Hombre, es algo que
no podemos saber.
El agnosticismo se diferencia entonces del ateísmo, ya que este último a
firma rotundamente la inexistencia de Dios.
En su libro más famoso, Breve historia del tiempo (1988), Hawking
escribió que si algún día comprendiéramos todas las leyes del universo,
llegaríamos a conocer “la mente de Dios”. 
Años más tarde, sin embargo, dijo que el universo está gobernado
por las leyes de la ciencia, además de sostener que el concepto de
 “Cielo” es un mito, una historia creada para las personas que
“tienen miedo a la oscuridad”, y que no cree en él ni en la vida
después de la muerte.

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura