)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

martes, 29 de septiembre de 2015

AGUA LÍQUIDA EN MARTE

La NASA halla nuevas pruebas de agua líquida en Marte

Un estudio presenta indicios de la existencia de cursos de agua salada en el sur de Marte

Un estudio publicado hoy en Nature Geoscience y financiado en parte por la NASA demostró que Marte no sólo parece tener agua congelada (lo que se sabía), sino también corrientes de agua salada, por lo menos durante el verano.
"Es un anuncio importante. El agua siempre está relacionada con la vida", dijo a TN el argentino Miguel San Martín, ingeniero aeroespacial de la NASA. "Son aguas con gran contenido de sal. Esta observación ya existía de antes, era una teoría que podía haber agua líquida. Ahora lo han confirmado", agregó.
"Es un anuncio importante. El agua siempre está relacionada con la vida", dijo a TN el argentino Miguel San Martín, ingeniero aeroespacial de la NASA. "Son aguas con gran contenido de sal. Esta observación ya existía de antes, era una teoría que podía haber agua líquida. Ahora lo han confirmado", agregó.
seguramente se haga una misión orbital. Los presupuestos todavía no están. Seguramente compañías privadas logren hacer lo que nosotros no pudimos hacer por falta de dinero", concluyó San Martín.     

miércoles, 23 de septiembre de 2015

CIENCIA ATEA E IRRACIONALISMO RELIGIOSO

La ciencia es atea y los investigadores tienen una obligación

stephen-hawking-ateismo-frases-celebres-ateas-dios-religion-cristianismo-jesus-cienciaEl astrónomo y físico, además de divulgador científico Lawrence Krauss ha escrito recientemente un artículo en el que reflexiona sobre el eterno conflicto entre ciencia y religión y el papel que los científicos, obligados por su propio código deontológico, deberian jugar en defensa del racionalismo y frente a la superstición en todas sus variantes, incluida la religiosa.
A continuación he extraído los argumentos generales más relevantes del artículo que se puede leer al completo en el “New Yorker”.
Como físico, escribo y hablo en público mucho sobre la naturaleza extraordinaria de nuestro cosmos, principalmente porque creo que la ciencia es una parte fundamental de nuestro patrimonio cultural y debe ser compartida de manera más amplia. A veces me refiero al hecho de que a menudo la religión y la ciencia están en conflicto y de vez en cuando ridiculizo el dogma religioso. Cuando lo hago, me acusan a veces en público de ser un “ateo militante”. Incluso un sorprendente número de mis colegas pregunta cortésmente si no sería mejor evitar molestar a las personas religiosas. ¿No deberíamos respetar las sensibilidades religiosas, disfrazar los posibles conflictos y construir un terreno común con los grupos religiosos para crear un mundo mejor y más equitativo?
En ciencia, por supuesto, la propia palabra “sagrado” es blasfema. Ninguna idea, religiosa o de otro tipo, tiene vía libre. La noción de que un concepto o idea está fuera de toda duda o ataque es anatema dentro del mundo científico. Este compromiso con el cuestionamiento abierto está profundamente ligado al hecho de que la ciencia es una empresa atea. “Mi práctica como científico es atea”, escribió en 1934 el biólogo J.B.S. Haldane. “Es decir, cuando diseño un experimento asumo que ningún dios, ángel o demonio va a interferir con su curso y esta suposición se ha justificado por todo el éxito que he logrado en mi carrera profesional”.
Es irónico en verdad que tantas personas estén obsesionadas con la relación entre la ciencia y la religión: básicamente no hay ninguna. En mis más de treinta años como físico profesional nunca he escuchado que se mencionara la palabra “Dios” en una reunión científica. La creencia o increencia en Dios es irrelevante para nuestra comprensión del funcionamiento de la naturaleza, del mismo modo que es irrelevante para la cuestión de si los ciudadanos están obligados a cumplir con la ley.
Ya que la ciencia sostiene que ninguna idea es sagrada, es inevitable que aleje a las personas de la religión. Cuanto más aprendemos sobre el funcionamiento del universo, más parece que éste no tenga ningún propósito. Los científicos tienen la obligación de no mentir sobre el mundo natural. Aun así, para evitar ofender, a veces dan a entender engañosamente que los descubrimientos actuales coexisten en fácil armonía con las doctrinas religiosas preexistentes, o callan en lugar de señalar las contradicciones entre la ciencia y la doctrina religiosa. Es una contradicción extraña, ya que a menudo los científicos discrepan acertadamente con otros tipos de creencias. Los astrónomos no tienen ningún problema en ridiculizar las pretensiones de los astrólogos, a pesar de que una fracción significativa del público cree en esas afirmaciones. Los médicos no tienen problemas para condenar las acciones de los activistas antivacunas que ponen en peligro a la infancia. Y sin embargo, por razones de decoro, muchos científicos temen que ridiculizar ciertas afirmaciones religiosas aleje al público de la ciencia. Cuando lo hacen, están siendo condescendientes en el mejor de los casos e hipócritas en el peor.
En última instancia, cuando no nos atrevemos a cuestionar abiertamente las creencias, porque no queremos correr el riesgo de ofender, cuestionar en sí mismo se convierte en tabú. Es aquí donde el imperativo para que los científicos hablen me parece que es más urgente. Como resultado de hablar sobre las cuestiones entre ciencia y religión, he escuchado a muchos jóvenes indicar el oprobio y el ostracismo que experimentan después de cuestionar simplemente la fe de su familia. A veces, se encuentran que les niegan derechos y reconocimientos porque sus comportamientos chocan con la fe de los demás. Los científicos tienen que estar preparados para demostrar con el ejemplo que cuestionar la verdad percibida, especialmente “la verdad sagrada”, es una parte esencial de la vida en un país libre.
Quinientos años de ciencia han liberado a la humanidad de las cadenas de la ignorancia forzada. Deberíamos celebrarlo abiertamente y con entusiasmo, sin importar a quién pueda ofender. Si eso hace que alguien sea llamado ateo militante, entonces ningún científico debería avergonzarse de la etiqueta.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

El ser humano y el gobierno

EL SER HUMANO Y EL GOBIERNO
Por David Gómez Salas

Originalmente el ser humano se organizó en grupos, integrando tribus, para
defenderse de los peligros que representaban los animales salvajes, y para
protegerse y auxiliarse ante fenómenos naturales como tormentas, inundaciones,
terremotos y periodos de sequías. Para evitar desastres y calamidades por estos
fenómenos.
-
Por siglos, el ser humano se fue organizando para formar mejores estructuras
sociales, primero para sobrevivir y satisfacer las necesidades básicas de
alimentación, vivienda, vestido. En otras palabras comer, y protegerse del clima y
los animales.
-
El crecimiento de los centros de población, el comercio y el desarrollo industrial
obligó a que los seres humanos establecieran formas de gobierno que dieran
mayor seguridad a la propiedad privada y que permitieran proteger y conservar los
bienes públicos; asimismo para alcanzar mayores niveles de educación, cuidado
de la salud, cultura, diversión, deporte, desarrollo científico y tecnológico, etc.
-
La sociedad se organizó bajo diferentes esquemas de gobierno. Algunos sistemas
dieron más importancia al bienestar colectivo y otros a las libertades individuales;
pero siempre la sociedad ha buscado organizarse para alcanzar mayores niveles
de bienestar.
-
Sin embargo, la ambición del hombre en el poder ha llevado en muchas ocasiones
a intentar crear sistemas de gobierno dictatoriales, para mantener sus privilegios
toda la vida, e incluso para heredarlos. Lo malo es que lo ha logrado varias veces.
Esto se ha observado históricamente en jefes de tribus, monarquías, gobernantes
golpistas, líderes religiosos, líderes obreros, partidos políticos, caciques, sistemas
parlamentarios, empresarios, banqueros, familias políticas, grupos delictivos, etc.
-
La población mundial creció en medio de la ambición de los gobernantes, que
llevaron a crear pugnas entre regiones, países, entidades, condados, etc. La lucha
por poseer los recursos naturales, tales como: las mejores tierras para la
agricultura, zonas forestales, ríos y acuíferos, esteros y mares ricos en fauna y
flora, yacimientos de petróleo y minerales (oro, plata, cobre, uranio), esta lucha se
ha dado en todos los niveles: mundial, nacional, estatal, municipal, ejidal, colonia
urbana, etc.
-
Proteger al ser humano ante los fenómenos naturales como sequías, tormentas,
inundaciones, terremotos, pasó a segundo término. Los gobiernos históricamente
invirtieron (e invierten) en guerras y reparación de daños de estas, cuando son
potencias guerreras y económicas; en mantener cuerpos represivos para
mantenerse en el poder, cuando son países pobres; y la mayoría de países
(pobres y ricos), en favorecer a los grupos de poder.
-
Poco se ha avanzado en el almacenamiento de agua para mitigar las sequías;
tampoco se ha avanzado en el control de las avenidas (corrientes) de los ríos, en
el control de inundaciones, y en promover que los centros de población se ubiquen
en zonas con menores riesgos de desastres por fenómenos naturales; a pesar de
ser problemas que se conocen históricamente. Por lo que desafortunadamente
seguirán presentándose en los medios de comunicación, noticias sobre estos
desastres.
-
La Enciclopedia Sopena dice lo siguiente: Gobernar- Guiar, dirigir, regir, conducir,
administrar, brindar servicios públicos, mandar. Gobernante- El que gobierna, el
que se mete a mangonear, dirigir o gobernar algo.
-
El subcomandante Marcos dice: Gobernar es mandar obedeciendo, y el
gobernado obedece mandando. Bajo este romántico punto de vista, el gobernante,
debe mandar obedeciendo a los ciudadanos a quienes pretende servir, y
reconocer que ciudadanos y gobierno pertenecen al mismo grupo social, que se
ha organizado temporalmente de cierta manera.
-
Actualmente los ciudadanos no cuentan con los medios legales para participar
activamente en la definición de las normas de gobierno y en la vigilancia de su
cumplimiento, hacen falta instrumentos legales como el Referéndum,
procedimiento por el que se somete al voto popular la aprobación de leyes o actos
administrativos.

-
 El bienestar colectivo y los derechos individuales, estarán siempre  sobre la ambición personal, el
autoritarismo y el influyentismo.
-
Yo apuesto por la preparación académica, por la dedicación, por el esfuerzo, por
la legalidad, por la tecnología, por la creatividad; pero sobre todo como decía un
maestro, “Por el deseo de ser”, pues para ser buen medico hay que desear serlo y
eso significa comprometerse a sanar al enfermo

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura