¿POR QUÉ ESTAMOS TAN CIEGOS?

mundo-quino
Hay un refrán que dice "cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar", y parece que no nos damos cuenta, o no queremos darnos cuenta, de lo real de estas palabras.
Como la imagen muestra, siempre creemos que el fuego que se prende al otro lado de nuestro mundo nunca va a quemarnos, pero el mundo no es tan grande como pensamos. Este pequeño círculo de tierra hace que cada acción que realizamos se encadene a la siguiente y así sucesivamente de forma que cada uno de nuestros pasos determina no sólo nuestra vida sino también la de las personas que nos rodean.
¿Por qué no queremos darnos cuenta de que ayudar a mejorar la vida de los demás es mejorar la nuestra? ¿Por qué no queremos darnos cuenta de que lo bueno es trabajo de todos? ¿Por qué no queremos apagar la mecha?
Sofista

Comentarios

  1. Si pretendo un mundo mejor, debo preguntarme qué puedo aportar yo, desde mi lugar, para lograrlo.

    ResponderEliminar
  2. Casi una continuación de mi anterior comentario, Lidia. El ser humano, como individuo social es conservador, egoista. Esto ya lo arreglará otro, esto ya lo limpiará alguien, esto es culpa del gobierno, Siempre tendemos a delegar nuestra responsabilidad, nos hace sentir cómodos. Como yo soy muy poca cosa, no puedo hacer nada para cambiarlo: una coartada perfecta. Creo que nos hace falta una profunda revisión ética sobre lo que somos y sobre lo que queremos ser. ¡Vaya si me has puesto trascendente esta noche, Lidia! Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

PALABRAS DE OUSPENSKY PARA REFLEXIONAR