LA VERDADERA HISTORIA SOBRE EL BIG BANG

El suicidio de Dios

por Antonio J. Cebrián
Harto de vagar solo durante una eternidad, Dios decidió quitarse la vida.
—¡Hágase la nada absoluta! —gritó.
Pero la orden no pudo cumplirse. A medida que menguaba su infinita magnitud camino de la desaparición, el poder de su mandato también lo hacía y el proceso se detuvo en el punto medio.
—¡Hágase la nada absoluta! —gritó de nuevo.
Y volvió a reducirse a la mitad.
Dio la orden una y otra vez y fue mermando por mitades hasta hacerse infinitamente pequeño.
Cuando alcanzó un tamaño tan diminuto que rebasó lo tolerable para el propio concepto de “existencia”, un último pensamiento cruzó por su mente en el instante mismo de la desaparición y toda la energía que aún quedaba en su interior quedó abandonada a su suerte en un punto indefinido en medio de la nada.
Había comenzado el Big Bang.

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

QUÉ ES LA FILOSOFÍA