PARA REFLEXIONAR


El azar,  la necesidad y la magia

equipoCiertos fenómenos son «como tienen que ser» en virtud a las propiedades físico-químicas del universo que habitamos. Ejemplo: los planetas esféricos no pueden ser de otra manera.
Pero, ¿ocurre algo similar con la vida, la evolución y las estructuras orgánicas? ¿Son nuestros organismos producto de un cúmulo de mutaciones azarosas filtradas paciente y eficientemente por la selección natural, o existen ciertas tendencias que allanan el camino? ¿La aparición de la vida depende de un suceso afortunado o la presencia de un determinado conjunto de factores llevan inexorablemente hacia la autorreplicación y la complejidad?
Obviamente, son preguntas que exceden no solamente el ámbito de este artículo, sino los conocimientos que tenemos sobre el origen de la vida y la evolución química primigenia. Sin embargo, algunos aspectos nos inclinan a pensar que quizás también existan los planetas redondos en el ámbito biológico.
Arthur Clarke decía que toda tecnología que no se comprenda puede confundirse con magia. Pues las fuerzas de la naturaleza, cuando no se comprenden, también se confunden con magia. O más exactamente, cuando no se conoce cómo diseña la naturaleza, a algunos se les da por inventarse un “diseñador”.
¿Es realmente tan difícil de entender que la ciencia no busca explicar el origen de la vida y su evolución mediante el puro azar, sino mediante estas interacciones, cuya existencia podemos verificar perfectamente? ¿Es tan difícil distinguir la diferencia que hay entre hablar de un proceso “no dirigido” (por una voluntad superior, cuya existencia no se ha comprobado) y hablar de un proceso “no direccionado” (sin rumbo, aleatorio, caótico)? ¿Cómo puede la evolución no tener rumbo, como puede no dar por resultado un diseño, con todas las leyes que operan en la naturaleza?
Realmente hay que tener pocas ganas de entender para dejarse confundir tanto con argumentos creacionistas...
(Resumen y comentario del artículo de "La Ciencia y sus Demonios")

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

QUÉ ES LA FILOSOFÍA