)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

domingo, 23 de diciembre de 2012

¿Qué tan humano era el homo erectus? ¿Podía hablar?

El Niño de Turkana (la nota completa en >>> axxon.com.ar/rev/184/c-184divulgacion.htm )

Era un hermoso día domingo en Turkana. Según la costumbre de Richard y Kamoya, los miembros de la expedición descansaban, se ocupaban de su correo y lavaban la ropa. Pero Kimeu no: él no cesaba en la búsqueda de restos ni siquiera en su día de descanso.
Caminando por un campo inmediato al campamento, el kamba vio en el suelo un pequeño fragmento de hueso, al que de inmediato identificó como parte de un hueso frontal. Tenía el tamaño de una caja de fósforos. Bajo él, Kamoya descubrió el resto del cráneo, y más allá el resto del esqueleto. Al equipo le tomó cinco años desenterrarlo en su totalidad. Cuando los 108 huesos que componen el fósil (las manos y los pies nunca fueron hallados) estuvieron fuera del terreno, se los colocó sobre una mesa de madera, y Walker y la esposa de Richard, Meave Leakey, provistos de pequeñas herramientas y adhesivos, procedieron a articular nuevamente los huesos, trabajando incansablemente bajo la sombra de un árbol espinoso.

Cuando el esqueleto estuvo armado, vieron claramente lo que tenían sobre la mesa: Kamoya había encontrado un esqueleto casi completo de un niño de 10 a 12 años, el ejemplar más perfecto de Homo erectus (aunque algunos lo catalogan como H. ergaster) descubierto hasta el presente. En homenaje al lago, este fósil se conoce actualmente como "El Niño de Turkana", y su nombre técnico es KNM-WT 15000.
Su propietario vivió hace 1,5 millones de años en las cercanías del lago, tiempo en que el nivel del agua era bastante mayor que el de la actualidad, y varias especies de hominídos (tanto del género Homo como del Australopithecus) habitaban en sus orillas.
Lo más impresionante acerca del Niño es el buen estado general y las pocas piezas faltantes: piénsese que hasta el descubrimiento de Kimeu, el fósil más completo había sido Lucy, probremente conservada en comparación con el que nos ocupa.

Pero el Niño tiene otras características asombrosas. Una de ellas es su gran estatura (1,65 metros), lo que indica que si hubiese llegado a la adultez habría superado con creces 1,85 m. Si consideramos que se trata de un niño de 10 años, la estatura verdaderamente impresiona.
Pero su edad puede haber sido incluso menor: la mandíbula muestra varios dientes de leche, mezclados con otros definitivos que representan menos de la mitad de la dentadura. Esto indica que, en realidad, tenía menos de 10 años, casi con seguridad 9. Esto surge de los siguientes hechos: los grandes monos cuadrumanos modernos, como el chimpancé, crecen y maduran mucho más rápido que los seres humanos. Los Australopithecus africanus (a partir de estudios realizados sobre el cráneo del Bebé de Taung, un A. Africanus de 3 años de edad descubierto en 1924) lo hacían a la misma velocidad que los monos. El Niño de Turkana creció y estaba madurando a un ritmo casi exactamente intermedio entre los monos modernos y los australopitécidos por un lado y H. sapiens por el otro.

El Niño pesaba 68 kilos y tenía una capacidad craneal de 880 cc (hubiese llegado a 910 cc si no hubiese muerto), mucho menor que los 1400 de los hombres modernos.
Pero no es esto lo único que puede decirnos el esqueleto del infortunado muchacho.
Cuando uno ve al Niño por primera vez, su aspecto es incuestionablemente humano. Parece humano, luce como humano, y es completamente seguro que, vestido con pantalones vaqueros y una gorra del Real Madrid en la cabeza, nadie se pararía a mirarlo dos veces en medio de una gran ciudad de hoy en día. Pero la pregunta del millón es: ¿Era humano? Generalizando la cuestión: ¿Eran hombres los Homo erectus?

Y la clave, contrariando lo que el común de la gente suele creer, no radica en el pensamiento ni en la inteligencia.
"Todos los animales piensan. Mi gato piensa", dice el doctor Walker. "Incluso el estúpido caballo de mi esposa piensa. Lo que no pueden hacer es pensar cosas abstractas. Es decir: no pueden pensar en el martes que viene. Nosotros tenemos un montón de pensamientos abstractos porque disponemos de un lenguaje". De tal modo, el eje del problema se desplaza del pensamiento al habla.

Pero: ¿Podía hablar el Niño de Turkana? Tenía edad más que suficiente para hablar correctamente, así que sólo resta demostrar si poseía la capacidad.
El médico y antropólogo francés Paul Broca descubrió en 1864, que las lesiones en el área prefrontal inferior izquierda del cerebro (concretamente la tercera circunvolución frontal izquierda) provocaban dificultades o imposibilidad de hablar en los pacientes. Este trascendental descubrimiento abrió a la ciencia el concepto de compartimentalización cerebral (es decir, cada función cerebral reside en un área específica). Broca había descubierto la sede de la motricidad del lenguaje artículado, la cual ha sido bautizada en su homenaje.
De modo que lo primero que debía hacerse era investigar si el Niño poseía un Área de Broca en la corteza prefrontal. A pesar de que no disponemos de sus tejidos blandos, Broca deja un clara e inconfundible impresión en la parte interna del cráneo, y el pequeño incuestionablemente la posee. Este descubrimiento de un Área de Broca en el cerebro de los H. erectus llevó al convencimiento de que en efecto eran capaces de expresarse verbalmente, característica que de facto y por sí misma los convertiría en humanos.
Pero ¿es suficiente poseer un Área de Broca para poder hablar? Los bebés humanos ciertamente la tienen desde que estaban en el útero, pero eso no quiere decir que logren hablar.
Como el Niño es el ejemplar más completo jamás encontrado, era él el indicado para darnos la respuesta definitiva a esta pregunta fundamental.
Los esqueletos femeninos de H. erectus muestran un canal de parto mucho más ancho que los de especies anteriores, lo que es coherente con el súbito y radical aumento del tamaño cerebral de los bebés. H. ergaster, H. heidelbergensis y H. neanderthalensis tienen características similares, lo que señala que la capacidad cerebral aumentó rápidamente en el lapso comprendido entre Australopithecus y ellos.
Por otro lado, la cadera del Niño (un varón, por lo que no presenta canal de parto) es más larga y angosta que la nuestra, es decir, que tenían una gran capacidad para correr. Los únicos seres humanos modernos que muestran caderas comparables son los velocistas y fondistas olímpicos. sólo los cazadores corren constantemente, por lo que hoy sabemos que H. erectus no era un recolector como por ejemplo H. habilis.
Por otra parte, entre los radicales cambios evolutivos que la selección natural impuso en el pasaje de Australopithecus a Homo, el Niño de Turkana muestra un catálogo completo: gran estatura, diferentes proporciones de los miembros, ausencia de pelo y, para compensar esto último, piel muy oscura para sobrevivir al brutal flujo ultravioleta del sol africano. Visto de lejos y causa de su piel, estatura, peso y proporciones, el Niño de Turkana se parecía muchísimo a un miembro actual de la etnia Masai.
Pero visto de lejos.
Al acercarnos, hubiésemos podido comprobar que el jovencito tenía características que hoy están ausentes en todos los hombres vivientes. La frente era muy baja, los arcos superciliares demasiado fuertes, y carecía de mentón. Sus brazos eran, además, ligeramente más largos que los del hombre moderno.

Igualmente, nada de esto nos dice nada sobre su naturaleza humana. Lo que verdaderamente define la humanidad es la imaginación, cuyo catalizador es el lenguaje. "Una vez que comenzamos a hablar, pudimos imaginar el futuro y recordar el pasado de modo muy distinto a los animales", dice Walker. "Así, pudimos transferir los conocimientos a otras personas. El lenguaje es la herramienta que nos permite crear abstracciones, y la imaginación derivada de él es lo que nos habilita para modificar el mundo en que vivimos". Sabemos que el lenguaje sólo apareció con el género Homo, pero ¿lo poseyeron todas sus epecies? Walker continúa: "Se ha sugerido que el lenguaje apareció como consecuencia de la creación de las herramientas, para que el artesano pudiera enseñar a otros a construirlas. Pero yo creo que si usted necesita enseñarle a alguien a hacer una herramienta de piedra, lo único que necesita saber decir es `Mírame´". Las primeras herramientas achelenses datan de 2,4 millones de años. Si la teoría es correcta, entonces el Niño de Turkana tiene que haber sido capaz de hablar. Si lo era, tenía imaginación y pensamiento abstracto. En pocas palabras: era humano.
"Yo sabía que no podía buscar la imaginación en un esqueleto", reconoce el paleoantropólogo, "pero también estaba seguro de que un anatomista competente tenía que ser capaz de encontrar evidencia de lenguaje en esos huesos".
El Niño de Turkana es el único ejemplar de esa antigüedad que posee una columna vertebral prácticamente completa. Y de esta estructura surgió la solución del enigma. A nivel del tórax, el canal medular del Niño y los orificios correspondientes a los nervios raquídeos son muchísimo más pequeños que en el H. sapiens. Los hombres modernos tenemos nuestro gran canal medular en las vértebras torácicas y los grandes orificios para los nervios motrices que controlan el diafragma porque para poder hablar es necesario ejercer un gran control voluntario sobre la respiración.
Cuando hablamos, esa porción de la médula espinal y esos nervios raquídeos manejan el monto exacto de aire expelido por los pulmones hacia la laringe, para producir cada sonido de cada palabra de cada frase. Este milimétrico control muscular exige, además, que los músculos de la pared torácica se desarrollen de una determinada manera, sumamente específica para cada lenguaje.
"Cuando miré la vértebra me di cuenta de que no era capaz de alojar el aparato neurológico necesario para gobernar ese complejo proceso", afirma Walker. "Los canales eran demasiado pequeños como para haber contenido los nervios que posibilitan el habla. De hecho, los canales óseos del Niño de Turkana son casi iguales a los de los grandes monos, muchísimo más pequeños que los del Hombre moderno. Nunca hubo nervios motores conectados a esos músculos como para permitirle articular una frase".
Careciendo de lo necesario para hablar y respirar al mismo tiempo, y faltándole el imprescindible control voluntario de la respiración, Walker nos lleva así a la conclusión de que el Niño de Turkana no podía hablar, y, por lo tanto, Homo erectus carecía de lenguaje. A la distancia parecía un africano moderno, pero de cerca no era capaz de hacer cosas que los seres humanos hacemos desde siempre. Así como no puede ordenársele a un perro que no respire, el Niño tampoco podía contener la respiración. Y no podía aullar y respirar al mismo tiempo (los monos no respiran mientras gritan). Ambas cosas son condiciones sine qua non para poder hablar. A pesar de su aspecto sorprendentemente humano, de su forma humana de caminar y de correr como un jugador de fútbol, el esqueleto del Niño de Turkana nos ha demostrado que Homo erectus era sólo un animal, muy lejano de la actual definición de humanidad.

Los importantísimos descubrimientos de Kimeu, Leakey y Walker han trastocado, por lo tanto, todas las teorías previas acerca de la evolución del lenguaje. Se había creído que el idioma databa de la época de las primeras herramientas achelenses, diseñadas hace 2,4 millones de años. Esto no es así. Los erectus, grandes diseñadores de elegantes y refinados utensilios, no eran sin embargo capaces de hablar más de lo que un gato lo es. Y eso siguió así hasta hace 1,5 millones de años, cuando murió el Niño de Turkana. Hoy se considera seguro que el H. erectus siguió careciendo de habla hasta su extinción hace 200.000 años. Acaso esa falta fue responsable de su desaparición.

Actualmente, se cree que la evolución del lenguaje tuvo que esperar hasta la aparición de los más desarrollados H. heidelbergensis, H. nenaderthalensis y, por supuesto, usted, los Cromagnones y yo, representantes típicos de los nunca bien ponderados H. sapiens

1 comentario:

  1. El habla permite expresar el pensamiento abstracto, y además es un elemento fundamental para la sofisticación del pensamiento abstracto porque abre los canales para compartir las ideas con los congeneres, lo cual es la base del conocimiento; sin embargo eso no quiere decir que no pueda existir la capacidad de un pensamiento abstracto sin poseer la capacidad del habla.

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura