)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

sábado, 11 de agosto de 2012

EL GENIO DE NIETZSCHE

FRIEDRICH NIETZSCHE, Más allá del bien y del mal, Alianza, Madrid, 2009 (1972), 304 páginas.

**********
En la sección cuarta, Sentencias e interludios, Nietzsche exhibe una colección aforística cargada de su siempre precisa genialidad.

**********
Quien alcanza su ideal, justo por ello va más allá de él.
***
Un alma que se sabe amada, pero que por su parte no ama, delata lo que está en su fondo: —lo más bajo de ella sube a la superficie.
***
Madurez del hombre adulto: significa haber reencontrado la seriedad que de niño tenía al jugar.
***
Lo que alguien es comienza a delatarse cuando su talento declina, —cuando deja de mostrar lo que él es capaz de hacer. El talento es también un adorno; y un adorno es también un escondite.
***
El pensamiento del suicidio es un poderoso medio de consuelo: con él se logra soportar más de una mala noche.
***
En última instancia lo que amamos es nuestro deseo, no lo deseado.
***
«No el que tú me hayas mentido, sino el que yo ya no te crea a ti, eso es lo que me ha hecho estremecer.»—
***
«Me desagrada.» —¿Por qué?— «No estoy a su altura.» —¿Ha respondido así alguna vez alguien?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura