CESAR VALLEJO

Incontables seres humanos pueden escribir como el poeta César Vallejo: "Yo nací un día / que Dios estuvo enfermo, / grave". Lo que más le indignaba del Dios predicado por los eclesiásticos es el sufrimiento. Efectivamente, no hay nada más sucio que hacer sufrir al otro. Aburre escuchar que Dios vela por nosotros, sin preguntarse cómo oirán esos ejercicios piadosos los condenados desde su nacimiento a vivir pobres y explotados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

PALABRAS DE OUSPENSKY PARA REFLEXIONAR