)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

viernes, 29 de julio de 2011

CONFLICTOS CON LA IGLESIA Y LA JUSTICIA EN MÉXICO

HABLÓ EL PRESIDENTE FELIPE CALDERÓN  (extracto)

Por lo que toca a la jerarquía católica, el presidente Calderón, aquella tarde del jueves 23 del mes pasado, dijo que su actitud en el caso Hank Rhon, le evocaban la frase sepulcros blanqueados y raza de víboras.
Nunca un presidente de la República, ni los más liberales o ateos o anticlericales, se había atrevido a referirse en estos términos a algunos obispos que nos ponen a ciertos personajes como modelo de santidad, refiriéndose a las piadosas cartas de tres obispos, Onésimo Cepeda, de Ecatepec, que, apenado, pone a Hank Rhon de ejemplo como generoso hombre de ley; Rafael Romo Muñoz, de Tijuana, quien, apesadumbrado y extrañado, atestigua su vocación de servicio, y de José Isidro Guerrero Macías, de Mexicali, quien, atribulado, reza por él para que pueda seguir adelante con sus sueños y proyectos.
Son éstos, los hombres del César, los que su reino es de este mundo y que a pesar de su ostentación y oda al poder no alcanzar a apagar el quehacer de buenos sacerdotes entregados al consuelo de los pobres, de los enfermos y de su Iglesia.
En ambos reproches, a los malos jueces y a los malos curas, Felipe Calderón no está solo, coincidimos en ese juicio millones de mexicanos que tenemos, al menos, una historia que contar de sepulcros blanqueados y raza de víboras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura