)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

martes, 27 de abril de 2010

REFLEXIONES DE VICTOR CLEMENTI


Conjetura sobre la Simultaneidad



"Ahora mismo, un simio intenta en San Francisco abrir una cerradura con la llave equivocada. Fracasa.
En ese instante, otro mono introduce una ganzúa en una antigua puerta de Caracas.
Obvio que forcejea sin éxito.
Simultáneamente, en Francia, un tercero de la especie insiste con un manojo que no logra descifrar.
Un cuarto mono, en Egipto, abre una puerta que nunca estuvo cerrada.
Al unísono, todos supieron hacerlo..."

El éxito no depende únicamente del individuo, sino de la suma de todos los intentos.
Los cambios suceden por tendencias (acciones simultáneas e independientes) ejecutadas por individuos de una misma especie, sólo conectados entre sí por un observador o por una conciencia (que ex-propia todo aprendizaje)
Las experiencias acumuladas conforman algo así como una Conciencia de la Especie; la que a su vez alimenta a las conciencias individuales, creando una suerte de simultaneidad. Entonces la evolución se manifiesta homogénea.





Victor

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura