)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

martes, 16 de marzo de 2010

Doble discurso, censura a teólogo

Por un lado el Papa aclaró que acepta la evolución. Pero por otro se censura al teólogo santiagueño Alvarez Valdés por no reconocer la historicidad de Adán y Eva. A los académicos e ilustrados se les da la razón pero que los curas no repitan el mensaje con el pueblo de bajo nivel cultural. Para unos la evolución (con lo cual Adán y Eva es un mito) para otros Adán y Eva como afirma cualquier fundamentalista cristiano.
Mientras la evolución sea confinada a ámbitos reducidos o académicos, a documentales y libros que nadie lee, va todo bien. Cuando llega al pueblo o a películas de gran público la situación se les complica. La ignorancia de la gente es bien recibida. Si la verdad no llega a todos no es tan preocupante.
Se aceptó la evolución para dejar conforme al mundo académico. En esencia están muy lejos de aceptarla en la vida cotidiana del clero y de los fieles. Algo teórico que puede retrasarse indefinidamente en la práctica.

Información del tema:
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-35108-2008-09-08.html
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-110140-2008-08-22.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura