)La primera gran virtud del hombre fue la duda y el primer gran defecto la fe (Carl Sagan)

FRIEDERIK NIETZSCHE

LA ÚNICA DIFERENCIA ENTRE DIOS Y YO ES QUE YO EXISTO

Escritosdemiuniverso

Sumate a la campaña para escribir bien en los blogs. Por un buen lenguaje en la comunicación http://photos1.blogger.com/blogger2/1923/702609309919384/400/botontransparente.gif border="0">

miércoles, 25 de febrero de 2009

Escepticismo crítico

Párrafo de la entrevista a Ignagio García-Valiño, autor del libro EL CORAZÓN DE LA MATERIA
Pregunta: A menudo, la proliferación de creencias extrañas, maravillosas o paranormales se achaca a la causa chestertoniana de que «cuando no se cree en Dios se cree en cualquier cosa». Éste es otro planteamiento simplista que no entra en las causas y motivos auténticos para comprender esa explosión de discursos «alternativos». En mi opinión, el fenómeno tiene algunas de sus claves en la confrontación entre ortodoxia y heterodoxia, normalizado y desviado, religión institucionalizada y religión personalizada o espiritualidad, y por tanto, es un conflicto insoluble, que siempre se ha dado y se seguirá dando. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
Respuesta: Comparto esa visión. La fuerza motriz es el miedo a la muerte, al vacío de la vida, la necesidad de un «telos» que cubra de significado toda la existencia y nos de un horizonte consolador. A partir de ahí, cada uno escoge sus creencias a la carta. La Iglesia ha querido detentar el monopolio de esta necesidad, pero la clientela está ansiosa de encontrar nuevos mercados, y éstos han brotado como setas después de la lluvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y recordá que:

"La búsqueda de dios es una ocupación inútil, pues no hay nada que buscar donde nada existe. A los dioses no se los busca, se los crea"
Maksim Gorki

Dijo Nietzsche

La ciencia hace a los hombres semejantes a dioses; ¡se acaba todo para los sacerdotes y los dioses cuando el hombre se hace científico! Moraleja: la ciencia es prohibida per se... La ciencia es el primero de los pecados, el germen de todos los pecados, el pecado original. La moral se reduce a este imperativo: 'No conocerás'. El resto se sigue de allí.

Friedrich Nietzsche, "El Anticristo"

Escritura