EVOLUCIONARNOS

Sabemos que el ser humano ha evolucionado. No somos los mismos que nuestros antepasados de las cavernas. Pero quizás el término 'evolución', empleado por Darwin para responder a la pregunta de cómo se van dando los cambios en las especies, no sea entendido por todos nosotros de la misma forma. Si a esto le sumamos que dentro de la mssma teoría evolucionista hay distintas posiciones como la de Haecker que contradice elementos cruciales utilizados por Darwin, si prestamos oidos a lo que piensan las doctrinas religiosas al respecto, si observamos el ser humano cotidiano (muy socializado pero que puede estallar en ira salvaje en situaciones imprevistas o cuasi-culturales), si nos detenemos a medir el gran desarrollo técnico, cada vez mas acelerado, pero la pérdida de valores indispensables para vivir en sociedad... tendremos que convenir, o al menos ponernos a pensar si la evolución de que se habla es real o ilusoria.
Claro está que si vemos a una mujer en harapos y a los dos días la vemos vestida con ropa de marca, decimos que ha evolucionado en su status, y talvez pensemos que es mejor persona. Pero esto sólo porque estamos mirando una imagen un afuera, una máscara. ¿La cambiará por dentro, en sus sentimientos, sus esperanzas, sus pensamientos, sus principios? O será que no nos detuvimos a hablar y conversar con ella para conocerla y saber después, a los dos días, cual es el precio que tuvo que pagar para poder ser mirada sin desdén.

Comentarios

Entradas populares de este blog

UN INCREÍBLE RELATO DE MONTERROSO

"LAS BUENAS CONCIENCIAS" de Carlos Fuentes Comentario de Judith del Rocio

PALABRAS DE OUSPENSKY PARA REFLEXIONAR